Blogging tips

domingo, 21 de octubre de 2012

Cochecito para perros, un invento que nos acompañará en nuestros viajes en autocaravana


Este año decidimos pasar el verano en la preciosa Toscana y, como sabéis, nuestra bulldog francés Max, nos acompaña en todos nuestros viajes. Los bulldogs franceses, debido a la forma de su cabeza, su nariz achatada y su estructura corporal, no aguantan el calor, no respiran bien y no pueden recorrer grandes distancias paseando. Eso nos suponía un problema con el destino elegido. La Toscana en verano es muy calurosa y el tipo de turismo que queríamos hacer suponía recorridos de horas subiendo y bajando por calles asfaltados o de cantos rodados, viendo monumentos y edificios históricos. En otras ocasiones solemos dejarla en la autocaravana con el turbovent encendido gracias a la placa solar que instalamos, y que por cierto es lo mejor que hemos hecho, pero nos daba miedo que el turbovent no pudiera con temperaturas tan altas.