Blogging tips

domingo, 21 de octubre de 2012

Cochecito para perros, un invento que nos acompañará en nuestros viajes en autocaravana


Este año decidimos pasar el verano en la preciosa Toscana y, como sabéis, nuestra bulldog francés Max, nos acompaña en todos nuestros viajes. Los bulldogs franceses, debido a la forma de su cabeza, su nariz achatada y su estructura corporal, no aguantan el calor, no respiran bien y no pueden recorrer grandes distancias paseando. Eso nos suponía un problema con el destino elegido. La Toscana en verano es muy calurosa y el tipo de turismo que queríamos hacer suponía recorridos de horas subiendo y bajando por calles asfaltados o de cantos rodados, viendo monumentos y edificios históricos. En otras ocasiones solemos dejarla en la autocaravana con el turbovent encendido gracias a la placa solar que instalamos, y que por cierto es lo mejor que hemos hecho, pero nos daba miedo que el turbovent no pudiera con temperaturas tan altas.

Necesitábamos otra solución para poder llevarnos a Max con nosotros pero sin que su salud se viera comprometida, así que buscamos en internet: mochilas, transportines, cochecitos para perros...
Las mochilas para perros no nos servían porque el máximo que aguantan son 8 kilos frente a los 12 que pesa nuestra perra y pensar en realizar turismo con 12 kilos a la espalda era imposible.
Compramos un transportín, pero a Max no le gustó nada eso de ir metida en una caja de zapatos y no había manera de que entrara y se estuviera quieta.





Cochecito para perros de Innopet
Nos quedaba el cochecito para perros. Lo habíamos visto por primera vez en el mercadillo medieval de Vitoria. Lo llevaba una mujer de Donosti que tenía un perro pequeño y estaba encantada porque decía que además le dejaba entrar en todas partes con él por que el perro no tocaba el suelo. A nosotros nos pareció un poco friki por el hecho de que parecía que llevaba un bebé pero comentándolo después vimos que era un buen invento si tienes un perro enfermo o anciano que no puede caminar. Por otro lado nos imaginamos que a la gente le parecería raro verlo y que nos mirarían con caras de asombro y en algunos casos, desprecio por tratar a un animal como si fuera una persona y darle más comodidades que otras muchas que no tienen ni para comer.

Miramos modelos en internet, dudamos mucho, pero un par de semanas antes de la fecha de salida, nos decidimos y pedimos el cochecito para perros de la marca Innopet en una tienda online francesa llamada La Toutounière (también tienen algún modelo de cochecito para perros en Amazon, los podéis ver aquí y también en Zooplus, lo podéis ver aquí).

En cuanto llegó a casa lo montamos y metimos a Max. Ya veis en las fotos la cara que tenía, le daba un poco de miedo pero se mantenía dentro. Lo probamos un poco por el salón y nos pareció una gozada, el cochecito rodaba bien, tenía buena altura, ruedas gruesas para zonas irregulares, un porta bebidas en el manillar y, lo más importante, una cestita de tela debajo que nos serviría de perlas para llevar cachivaches.

Por fin llegó el día de ponernos rumbo a Italia. Llenamos nuestra autocaravana y metimos el cochecito para el perro bien plegado en el maletero. Como ya nos habían advertido, en la Toscana hacía un calor infernal, las máximas llegaban a 36 y las mínimas entre 24 y 25 grados a las 12 de la noche, un horror, era un sudar contínuo y Max se pasaba todo el día jadeando.

Con el cochecito para perros en Pisa
Nuestra primera visita a la Toscana fue Pisa, hacía un día muy caluroso así que decidimos estrenar el cochecito. Dejamos la autocaravana aparcada en una zona un poco alejada, por lo que el primer tramo con el cochecito fue muy cómodo, hasta que empezamos a cruzarnos con oleadas de turistas que veían el cochecito y un perro muy gracioso dentro que roncaba y jadeaba sonoramente por el calor. Empezaron a señalarnos, a comentar, a reirse...les hacía mucha gracia. Cuando entramos en el recinto de la Torre de Pisa fuimos el centro de antención, la gente nos paraba, nos preguntaba por el cochecito, nos sacaba fotos e incluso vídeos. Los más curiosos fueron los japoneses, los que más se pararon y sacaron fotos, cosa que me extraño porque pensaba que estarían acostumbrados a este tipo de cosas. La verdad es que pasamos bastante vergüenza pero tengo que reconocer que el cochecito era una gozada. El perro podía ir con nosotros a todas partes sin cansarse y sin quemarse las almohadillas por el asfalto caliente y, si le ponías la capota, no le daba el sol directamente.

A ver si la gente se anima a comprar estos cochecitos y así será más natural para el resto verlos por la calle y así no tener que aguantar las risas de la gente. Pero al final, si tienes un perro con problemas ya sea de salud o por raza, el cochecito para perros es una buena compra, os lo recomiendo.

5 comentarios:

  1. Me parece una idea estupenda, tengo una perrita Pintche adoptada con 12 añitos que la tenia un criador sin escrupulos explotada con la venta de las crias, Estaba en un garage en una jaula sin ver la luz del dia. Felizmente ahora esta con nosotros y aun que puede andar, al rato se cansa porque tiene las patitas de atras atrofiadas.La llevaba en un bolsito, pero pesa despues de un rato,y aun que he buscado algo parecido a el cochecito que describes, no lo he encontrado en las pocas tiendas que he preguntado.Tengo cuatro perritas y creo que con ese cochecito puedo llevar a dos al menos les encanta la autocaravana. Un saludo.
    Soy Mia en acpasion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mia:
      Perfectamente podrías llevar a dos pincher dentro, es un cochecito bastante grande y los hay más grandes. Nosotros lo tuvimos que comprar online en la tienda francesa que menciono en el artículo, ya que por aquí todavía es difícil encontrar estas cositas. La verdad es que es muy cómodo de llevar y nos evita tener que parar cada 5 minutos en verano cuando nuestra perrita se tira en plancha al suelo y se niega a caminar. Todavía le tiene que perder el respeto, porque pone cara de susto cuando la metemos dentro, pero con el tiempo se acostumbrará.

      Eliminar
  2. Hola, a mi me pasa igual con mi cochecito, que la gente me mira. A mi es que me da igual pero a mi novio si que le molesta y se ofusca con la gente porque a veces como tu dices, sueltan miradas de desprecio porque un perro vaya en un carrito tipo bebé. Pero sabes qué? Que nos tiene que dar igual porque es la ignorancia, los que amamos a los perros sabemos que es solo para que ellos estén bien y puedan acompañarnos a todas partes y no por capricho o algo así. El mío es celeste, de zooplus. El vuestro es muy bonito también. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, a mi me pasa igual con mi cochecito, que la gente me mira. A mi es que me da igual pero a mi novio si que le molesta y se ofusca con la gente porque a veces como tu dices, sueltan miradas de desprecio porque un perro vaya en un carrito tipo bebé. Pero sabes qué? Que nos tiene que dar igual porque es la ignorancia, los que amamos a los perros sabemos que es solo para que ellos estén bien y puedan acompañarnos a todas partes y no por capricho o algo así. El mío es celeste, de zooplus. El vuestro es muy bonito también. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amaia:
      Tienes toda la razón, nos tiene que dar igual lo que piense la gente pero los que somos vergonzosos nos cuesta, je je je

      Eliminar