Blogging tips

domingo, 12 de abril de 2015

Semana Santa por el Pirineo Francés en autocaravana, siguiendo el sonido del agua.

Desde el puerto de Iraty

Esta Semana Santa 2015 hemos querido romper nuestra costumbre de hacer un montón de kilómetros y ver mil sitios, así que nos hemos dejado llevar por la zona del Pirineo Francés sin mayor objetivo que el de disfrutar y descansar en estos 5 días de vacaciones.


Alegría - Roncesvalles - St. Jean Pied de Port

Roncesvalles

La frontera francesa se encontraba totalmente colapsada, con caravanas que superaban los 13 kilómetros, así que decidimos adentrarnos en Francia por puerto de montaña, concretamente, por Roncesvalles.





Pasando Pamplona, nos dirigimos hacia las montañas y el paisaje empezó a cambiar, al igual que las carreteras: curvas y subiditas aunque después de haber estado en Alpes Suizos y Dolomitas, esto es un juego de niños. Cruzamos el alto de Erro con unas vistas increíbles de montañas y prados verdes y nos dio la impresión de que había muchas rutas de senderismo que se pueden hacer por allí. Pasamos por el pueblo de Burguete y nos pareció un sitio con encanto, así que lo apuntaremos para próximas ocasiones.

Durante el trayecto no dejamos de ver peregrinos haciendo El Camino de Santiago, qué paciencia y qué valor tienen.

Parking Roncesvalles detrás de la hermita
En un par de horas llegamos al parking del punto de inicio del Camino de Santiago más famoso de la península, Roncesvalles. Aparcamos junto a un riachuelo, en una zona bastante nivelada que aunque no muy grande, puede ser un buen sitio para pernoctar. En la entrada hay una señal de prohibido caravanas, pero sobre autocaravanas no especifica nada.

La zona no es que tenga mucho de especial, salvo el albergue y todo el tinglado montado alrededor de la concurrida ruta de peregrinación, así que dimos un pequeño paseo por la zona, comimos y seguimos con nuestra ruta.

En pocos kilómetros pasamos por el alto del puerto de Ibañeta (1057m), donde hay una cruz junto a la hermita de San Salvador, un pequeño parking, senderos y unas vistas increíbles. No pudimos ver si se podría pernoctar ahí, pero sería un sitio estupendo.

St. Jean Pied de Port
Pasamos la frontera a Francia, cruzamos el pueblo de Valcarlos y, una hora y media después, llegamos a nuestro destino final de ese día: St. Jean Pied de Port (San Juan al pie del puerto o Donibane Garazi en euskera). Es un pueblecito medieval cuco con un aire de alta montaña, situado en el departamento de Pirineos Atlánticos en la región de Aquitania.

Fuimos directamente al área de autocaravanas que se encuentra junto al “Jai Alai” o frontón. Es un parking de gravilla bastante amplio y cuenta con servicios de carga y descarga (junto a la pared derecha del frontón). El precio es de 5,50€/24h y se puede pagar con monedas o tarjeta de crédito.

Después de instalarnos fuimos a dar una vuelta por las calles empedradas de la preciosa ciudadela amurallada con sus tienditas y casitas con encanto y, como os podéis imaginar, cuestita para arriba, cuestita para abajo... Una vez visto el pueblo desde lo alto de la ciudadela, bajamos por unas escaleras laterales, un pelín empinadas, y dimos un paseo siguiendo el río hasta un barrio muy tranquilo, con unas casas que daban mucha envidia, ¡qué tranquilidad se respiraba! Incluso vimos a un guiri meditando en uno de los bancos junto al río.

De vuelta al área de autocaravanas, paramos en la oficina de turismo para utilizar el wifi y avisar a la familia de que seguíamos con vida.

Coordenadas:

  • AP Roncesvalles: N 43º 00´ 33” // W 1º 19´ 06”
  • AS St. Jean Pied de Port: N43º 09´ 53” // W 1º 13´ 56”

St. Jean Pied de Port - Lac d'Iraty

Paradita subiendo el puerto de Iraty, al fondo, pico Behorlegi.

Después de una plácida noche, pusimos rumbo a nuestro siguiente objetivo, el puerto de Iraty.

Una serpenteante carretera (D18) nos llevó a través del abrupto macizo montañoso. Cuando llegamos al alto del puerto, nos vimos obligados a detenernos y fotografiar aquel precioso paisaje.

Bordas y pico Behorlegi


Lo hicimos en un parking que está junto a la carretera y tampoco parece una mala zona para pernoctar, ya que es relativamente amplio y bastante nivelado.

Disfrutamos de las vistas aéreas del valle y visitamos la Capilla Salbatore, construida en memoria de los Belgas caídos en la 2ª Guerra Mundial.
Capilla Salbatore


Con algo de pena, seguimos el itinerario para llegar al AP del Lac De´Iraty. El GPS nos marcaba el área poco después de un parking de gravilla, así que como no nos fiamos ni un pelo, aparcamos en el parking y nos acercamos andando. Resulta que sí, que el Tom Tom no se equivocaba... qué raro... y el punto marcado como área estaba detrás, en una zona de hierba junto al río. Allí vimos un par de furgonetas aparcadas pero el camino de acceso al área estaba bastante roto, por lo que decidimos quedarnos en el parking.
Parking Lago de Iraty


La zona es espectacular, enclavada entre las altas montañas y un caudaloso riachuelo que lleva las aguas del deshielo de la nieve acumulada en las cumbres.
Río junto al parking

Dimos un largo paseo por la carretera que lleva hacia la frontera española, llegamos a un restaurante que es también casa rural pero parecía estar cerrado.
Después volvimos a la auto a comer y nos echamos una siestecilla improvisada, se estaba tan agusto con esa tranquilidad y los rayos de sol entrando por las ventanas...Me imagino que esta zona en verano tiene que estar hasta la bandera porque hay unas bordas cerca que parecen ser pequeños bares pero que ese día estaban cerrados. Además había restos de hogueras por todas partes, así que...
A Max le encantan estos sitio, agua fresquita y hierba donde rebozarse


Después de descansar, decidimos dar otra vuelta por un camino que pasa delante de las bordas y que va siguiendo el río. Después de una hora nos dimos la vuelta ya que empezamos a ver unos nubarrones que venían hacia nosotros y que no presagiaban nada bueno.

Al llegar de nuevo a las bordas vimos unos hitos con marcas amarillas y un número, así que seguimos las marcas que resultaron ser un circuito por los alrededores. Pasas por el lago, que estaba un poco seco, llegas a un puente que pasa por el río y allí llegas a la zona de información, donde hay unos carteles que marcan el circuito y otras rutas que se pueden hacer por la zona.
En ese mapa vimos que al lado de las bordas había un Cromlech, así que volvimos allí a verlo.

Volvimos a la autocaravana, cenamos y nos metimos a la cama acompañados de otra autocaravana y una furgoneta.

Coordenadas: 

  • Parking Puerto de Iraty: N 43º 04´ 25” // W 01º 05´ 52”
  • AP Lac De´Iraty: N 43º 02´ 35” // W 01º 01´ 23”

Lac d'Iraty - Larrau - Gargantas de Kakueta - Lago Fabrèges

Iglesia de Larrau

Después de una plácida y tranquila noche, arrullados por una ligera llovizna, os dejamos “caer” hasta las 9:30.

Envidia sana
Abrumados por la paz que se respiraba en ese tranquilo lugar y siguiendo la filosofía que decidimos llevar a este viaje, nos pusimos en marcha dirección a las Gargantas de Kakueta, pero sin ninguna prisa.

Subimos por el puerto de Larrau, siguiendo el cauce del río y paramos en el bonito pueblo de Larrau. Aparcamos en un parking junto a la carretera nada más llegar al pueblo. Dimos una pequeña vuelta para ver sus preciosas casas enclavadas entre impresionantes montañas. Qué tranquilidad se respira en estos sitios y qué envidia dan los afortunados dueños de casas con esas vistas.

En una hora aproximadamente, llegamos a las “Gorges de Kakueta”, un desfiladero de 4,5 km formado por el río Uhaitza situado en el municipio de Sainte-Engrâce. Es un precioso paseo, de 3 kilómetros en total (ida y vuelta) y unas 2 horas de duración.

La autocaravana se debe dejar en un parking gratuito que se encuentra a unos 300 metros y donde es posible pasar la noche (24h). La entrada del adulto cuesta 5€ y los niños pagan a partir de 6 años.

Gargantas de Kakueta
El recorrido comienza atravesando el bosque, y en cuanto nos adentramos en el túnel, una espectacular garganta aparece ante nuestros ojos. Aproximadamente 1 kilómetro sobre pasarelas de resbaladiza madera, seguimos el camino que nos permite ir tocando en todo momento la pared vertical de la garganta.

Del suelo de madera pasamos a la piedra, hasta llegar a una cascada de origen glaciar. Unos metros más adelante una cueva con estalactitas pone fin al recorrido. La vuelta se hace por el mismo sitio de la ida.

Es recomendable usar calzado cómodo y algo de ropa de abrigo, incluso en verano. Hay mucha humedad, apenas entra luz y todo el camino está muy resbaladizo, en algunos tramos no hay barandilla así que hay que ir con cuidado.  En algunas zonas hay teléfonos de emergencia.

Pueden entrar perros pero deben ir atados y, como siempre, hay gente que pasa del tema y lleva perros grandes sueltos. Nosotros también tenemos perro y entendemos que disfruta corriendo a sus anchas, pero en este caso el camino es peligroso y hubo algunos momentos en que algún perro nos adelantó de mala manera, en zonas muy estrechas y resbaladizas donde no había barandilla, y nos pareció muy peligroso. Imaginaos si le pasa a alguien que le tiene miedo a los perros...se va al agua fijo!

Cascadas
Hay tramos en los que hay que tener cuidado con la cabezota, porque hay salientes de piedra o puede haber desprendimientos. Al inicio del camino disponen de cascos pero ni nosotros ni la mayor parte de la gente llevaba.

Curioso, pero en caso de que se aproxime tormenta, suena una alarma para regresar, ante la posibilidad de que se inunde la garganta. Está cerrada del 15 de noviembre al 15 de marzo, así como en caso de lluvias fuertes.


Después de haber disfrutado mucho con el recorrido y tras una reponedora comida, pusimos rumbo al Área de Autocaravanas del lago Fabrèges. Un trayecto de 90 kilómetros que nuestro maldito TomTom decidió convertirlo en un Tour por las “peores carreteras del Pirineo”.

Nuevamente me pregunto si los fabricantes de esta mierda de GPS lo utilizarán o usarán el de la competencia, porque si queréis que os salgan canas prematuras y la úlcera se os abra, el TomTom es el aparato adecuado. Da gusto ver como todo el mundo va por la carretera principal, mientras tú vas atravesando todos los pueblos que te encuentras, esquivando balcones, tractores... Por no hablar de esa carretera de mierda, por la que no cabe la autocaravana y el GPS insiste en meterte por ahí, ya que se puede ir a 90 km/h. (según él, claro).

Bueno, pasada la pataleta por las perrerías del GPS y resistir una vez más la tentación de estamparlo contra el asfalto, al cruzar el pueblo de Laruns, vimos que tenía un Área Servicios, así que nos acercamos para repostar.

El Área tenía muy buena pinta y las vistas eran bastante aceptables. Para abrir la barrera de entrada había que pagar, pero como no teníamos intención de dormir allí, descargamos el químico y después repusimos agua con el embudo y un bidón. Si nos llegamos a acercar un poco más, la manguera hubiese dado, ya que el poste servicios está cerca de la entrada, pero como no era mucho lo que teníamos que repostar, lo hicimos así.

Una media hora después, llegamos a nuestro destino, el Lago Fabrèges - Artouste en Laruns. Teníamos intención de subir en el teleférico a la estación de tren, donde un tren cremallera te sube al Lago Artouste. En un primer momento, se nos calló el alma a los pies, ya que según las fotos que habíamos visto, era una zona verde, salvaje, junto a un enorme lago, pero una reciente obra, lo ha reconvertido en un enorme parking de asfalto.

Parking Lago Fabrèges
No es un paraje verde, pero el lago y las enormes montañas nevadas, aportan cierto encanto, así que buscamos una zona de nuestro gusto y echamos el ancla.

Donde nosotros pasamos la noche no está destinado a la autocaravanas, sino que son los aparcamientos laterales junto al lago que hay al de poco de pasar los túneles que protegen de las avalanchas, un poco antes de entrar al pueblo. Al final de los mismos, hay un poste servicios, para carga y descarga.

Atravesando el parking grande y siguiendo por la carretera lateral que va junto al lago, hay otro poste servicios, que, junto a unas obras que hay un poco más arriba, nos hacen pensar en otra futura zona para autocaravanas.

Cuando estábamos viendo una serie tranquilamente antes de irnos a la cama, saltó la calefación y se encendió un pilotito rojo...uy uy uy, pensamos, ya se nos ha estropeado la calefacción. Pues no, después de mirar las instrucciones, nos dimos cuenta de que se habías agotado las bombonas de gas cuando pensábamos que todavía nos quedaba bastante.

Después de barajar las posibilidades y sabiendo que en Francia no podíamos comprar estas bombonas de Cepsa, decidimo pasar la noche con todas las mantas que traíamos y volver a casa el día siguiente domingo en vez del lunes...mala suerte.

Coordenadas:

  • Gorges de Kakuetta: N 43º 00´ 03” // W 00º 50´ 35”
  • AS Beost: N 42º 59´ 20” // W 00º 25´ 30”
  • AP Fabreges: N 42º 52´ 49” // W 00º 23´ 56”

Lago Fabrèges - Alegría


Después de una noche "interesante" sin calefacción, con 7 grados en la autocaravana y con la mirada de odio de nuestra perra Max (acostumbrada ella a dormir en un sofá a un mínimo de 19 grados), desayunamos unos sobados fríos y nos pusimos en marcha.

Le teleférico estaba cerrado y ya no había nadie en el parking por lo que, para no dar por perdido el día, hicimos unas paradas en el alto del Portalet y en el parking de Sextas, en la estación de esquí de Formigal, donde vimos a unos amigos y paramos a saludarles.
Alto del Portalet, Pic Du Midi D'Ossau (2.884 m.)


Al no tener gas para cocinar, paramos en un Burguer King de un centro comercial de Pamplona para deleitarnos con un super menu maxi-guachi-woper de esos, aunque sinceramente, no es ni tan guachi ni tan maxi como los de la foto.

Finalmente, llegamos a la tarde a casa, con pocos días de viaje, pero con un montón de buenas sensaciones de toda la zona que esperemos nos ayuden a llegar cuerdos al siguiente periodo vacacional. Seguiremos descubriendo los Pirineos Franceses en las próximas vacaciones.

¿Habéis estado por esa zona con la autocaravana? ¿Qué otros lugares nos recomendaríais para visitar por allí?

Esperamos vuestros comentarios.

4 comentarios:

  1. ¡Qué maravillosa escapada y qué suerte la mía encontrar este blog!
    Disfrutamos del cirineo hace dos años, todavía no teníamos la furgoneta. Veo vuestras fotos y leer el relato del viaje me ha traído recuerdos maravillosos.
    Con ilusión nos iniciamos en el mundo camper. Hasta pronto.
    vivirviajandoenfurgo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia:
      Gracias por leer nuestro blog, me alegro que te traiga buenos recuerdos. A nosotros nos ha encantado la zona y esperamos volver a descubrir más rincones.
      Me apunto tu blog!

      Eliminar
  2. Nos gusta mucho tu relato,quería preguntarte que tal esta la carretera para pasar a Francia desde Rocenvalles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias vricom! La carretera está bien, teniendo en cuenta que al ser un puerto de montaña las carreteras son estrechas y con curvas pero no tuvimos ningún problema para pasar.

      Eliminar